Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Dare you to - Katie McGarry Ƹ̴Ӂ̴Ʒ

jueves, 22 de septiembre de 2016 | 1 comentarios

Título: Dare you to
Autor: Katie McGarry
Serie: Pushing the limits #2
Editorial: Harlequin Teen
Idioma original: Ingles
Fecha de publicación: 28 de mayo 2013
★ ★ ★ ★ ★
Amazon - Barnes & Noble - Book Depository
Si alguien conociera la verdad sobre la vida doméstica de Beth Risk, enviarían a su madre a la cárcel y a Beth, de diecisiete años, a quién sabe dónde. Así que ella protege a su mamá a toda costa. Hasta el día en que su tío interviene y la obliga a escoger entre la libertad de su madre o su propia felicidad. Así es como Beth se encuentra a sí misma viviendo con una tía que no la quiere y yendo a una escuela donde nadie la comprende. En lo absoluto. A excepción del único chico que no debería entenderla, pero lo hace…
Ryan Stone es el chico dorado del pueblo, una popular estrella beisbolista con secretos que no puede contarle a nadie. Ni siquiera a los amigos con quien comparte todo, incluyendo los constantes retos que los llevan a cometer locuras. ¿El reto más loco? Invitar a salir a la patinadora que no podría estar menos interesada en él.
Pero lo que comienza como un reto se convierte en una intensa atracción que ni Ryan ni Beth esperaban. Súbitamente, el chico de imagen intachable arriesga sus sueños—y su vida—por la chica que ama, y la chica que no permite que nadie se acerque demasiado, se reta a si misma a quererlo todo…

Cuando leí el primer libro de esta serie no me llevé muy bien con Beth, principalmente porque su personalidad difiere mucho de la mía y siempre se me hizo un personaje brusquito de querer, por lo que no sabía muy bien qué esperar de este libro.

La primera sorpresa fue descubrir que el protagonista masculino no sería su mejor amigo y pseudo-novio, Isaiah, sino que Katie McGarry nos regalaría un "chico bueno" para tratar de equilibrar el torbellino que resulta ser nuestra protagonista. Su relación no empieza precisamente con pie derecho, pues debido a una apuesta Ryan se ve obligado a hablarle a esta chica dura que se niega a decirle su nombre -no hablemos de darle su telefono- dejándolo en ridiculo frente a los amigos de ambos.

—Preguntaré de nuevo, ¿A qué juegas, niño deportista?
—A nada— digo demasiado rápido (...)—eres linda, Beth. —Repentinamente es difícil mirarla. Es bonita. Más que bonita. Miró mis zapatos. Contrólate, Ryan. Es una apuesta.

Todo habría terminado en eso si no fuera porque Beth ahora vive con su tío Scott, quien además resulta ser un famoso jugador de béisbol y heroe personal de Ryan. Sintiéndose completamente obligado a pasar tiempo con Beth -porque todavía está la apuesta y el hecho de que quiere impresionar a su héroe- Ryan empieza a pasar tiempo con nuestra protagonista, haciendo que lo que empezó como un juego se convierta poco a poco en algo mucho más intenso, que terminará por consumirlos a ambos.

Este libro me gustó más que el primero, porque el romance me pareció mejor desarrollado. Aquí la relación entre nuestros protagonistas es más compleja, debido principalmente a que ambos personajes son complicados a su manera. Beth tiene una máscara de chica dura que le muestra al mundo, pero por dentro no es más que una persona asustada y desesperada -cuya razón de vivir es alejar a su madre de esa relación tóxica en la que se encuentra y que tarde o temprano acabará con ella-. Ryan también tiene puesta una máscara tras la cual esconde los problemas que vive su familia -el abandono de su hermano después de que la familia se enterara de su homosexualidad, las peleas entre sus padres, el hecho de que tal vez sea algo más que un jugador de béisbol...- Beth es la única persona con la que se siente lo suficientemente cómodo como para bajar la guardia, pero sabe que no está siendo sincero con ella... así como ella tampoco lo está siendo con él, y todo esto solo trae un montón de situaciones complicadas que los pondrán a prueba.

No pierdo. ¿Me escuchas? No pierdo en nada y eso te incluye a ti.

Como se imaginarán, los lazos familiares juegan un papel muy importante en esta historia -cosa que también me gusta-. No digo que no habría disfrutado más de menos drama familiar -porque si se mira en perspectiva, parece ser demasiado- sin embargo, en general no ha sido algo que me hiciera sentir abrumada. La pluma de la autora hace que los problemas familiares encajen de forma natural en la historia, así que al final no me siento bombardeada con melodramas innecesarios.

La trama es bastante sencilla y típica en el género, pero se las arregla para atraparte. No es una lectura pesada ni complicada de seguir, además de contar con un ritmo constante que hace que se lea muy rápido. Como he dicho, los personajes son muy amenos y su romance se disfruta en todo momento... en definitiva, es un libro que recomiendo porque es entretenido y un poco más profundo que su antecesor. Es un libro romántico con todas las letras, bastante bonito y fácil de seguir. Si disfrutaron del primero, estoy segura de que éste les encantará.